Estrategia

La mejor agencia de branding

La mejor agencia de branding

Una buena agencia de branding realizará una serie de acciones antes de recomendar una solución.

1 Análisis de la marca en todos los puntos de contacto entre la empresa, producto, servicio y clientes.

2 Análisis interno, porque la marca son las personas. Y son ellas las que tendrán que “tirar del carro”.

3 Análisis de la competencia, porque es ella la que determina nuestra posición. No es solamente lo que queremos ser, es el hueco que queda.

4 Análisis de clientes, porque son ellos los que determinan lo que la marca es y podrá ser.

5 Análisis de los stakeholders, porque son muchos los intereses e interesados directos e indirectos en el marco de una complejidad creciente.

6 Análisis de tendencias. Porque las corrientes y preferencias cambian y las marcas deben de construirse apuntando hacia el futuro.

La mejor agencia de branding, además, sabe que una marca no puede ser esclava de su pasado, pero también que su historia marca su futuro.

Y sabe que el logo es la guinda de un pastel mucho mayor, y que ese pastel es el todo.

La mejor agencia de branding es la que sabe encontrar lo que no es evidente y transformarlo en ventaja competitiva.

Y sabe que la marca es una promesa

Y sabe que esa promesa tiene que ser relevante para los clientes.

Y sabe que el cliente no solo es que tiene siempre la razón, sino que también tiene la clave para encontrar tu éxito.

La mejor agencia de branding podrá llegar a cuestionar tu modelo de negocio. Porque lo primero, es la marca.

Y sabe que la autenticidad es clave para lograr la necesaria coherencia.

La mejor agencia de branding es la que sabe que el amor es lo que finalmente triunfará, empezando por el amor a tu propia marca.

Por eso, La mejor agencia de branding es la que logra que tu marca sea más grande, más fuerte, más humana. Porque logra alinear a todos alrededor de una idea común y logra seducir a los clientes.

Definitivamente, esa agencia logrará un cambio, una transformación, un antes y un después. Y no estoy hablando de identidad visual.

Miguel Yáñez

Leave a Comment