Blog, Branding, Estrategia, In&out

La historia de un partido político que estiró demasiado su marca.

Érase un partido que no quería entrar en la clasificación clásica de izquierda/derecha. Un partido que nació con mentalidad postnacionalista, post ideologías. Erase un partido que creció poco a poco con esa filosofía, del sentido común, de lo práctico, de lo lógico, lo sensato. Un partido donde predominaba la razón sobre los sentimientos. El partido de los ciudadanos.

Pero Ciudadanos quería más.

Y eliminó de su ideario la referencia al socialismo democrático, porque no estaba cómodo. Y siguió avanzando. En parte por el mal hacer del resto, en parte por aciertos propios. Pero quería más. Las encuestas decían que crecía, sobre todo desde la derecha. Y dejó su posición natural, su hueco, su idea. El sorpasso al PP estaba en el horizonte.  Y entonces decidió que vetaría al PSOE para dejar claro su giro.

Y el resultado fue el siguiente:

1- Para los centristas, Ciudadanos ya no estaba en el centro. Se quedaron despistados sin saber a quién votar. Algunos votaron en blanco, otros no votaron y otros, sin estar muy convencidos, lo hicieron a Ciudadanos.

2- Para los socialistas desencantados, Ciudadanos ya no era el garante que podía equilibrar los excesos del PSOE. Porque el partido naranja parecía más de derechas que el PP y porque se negaba a pactar. ¿Por qué no veta a Vox, se preguntaban? Algunos votaron en blanco, otros no votaron, otros a Podemos y otros, aunque a regañadientes, votaron al PSOE.

3- Los que votaban a la derecha, tuvieron tres opciones. Los más radicales y/o los más cabreados, votaron a Vox. Del resto, algunos decidieron quedarse con el original, mejor que con la copia. Y solamente algunos, optaron por el partido naranja.

Ésta podría ser la historia futura de Ciudadanos. Me recuerda a otra historia, la de La Moderna que se explica en este vídeo.

 

Y es que …

“Quien estira su marca más de lo que debe, no será comprendido ni por la nobleza ni por la plebe”

Efectivamente, esta podría ser la historia si no fuera porque las alternativas a Ciudadanos también cometen sus propios errores estratégicos.

¿Por qué Podemos se emperra en apoya causas de complicada defensa? Tema Venezuela, por ejemplo.

¿Por qué Vox se mete en el jardín de manifestarse en contra de la ley de violencia de género? Inmigración, cuestión catalana, son temas más transversales e igual de polémicos. Tiene suficiente, no necesita más.

¿Por qué el PSOE no es capaz de ver que la mano tendida permanentemente a los independentistas le perjudica más que ayudarle? El partido rojo está en su propia esquizofrenia de marca. ¿Cuánto hay de PSOE y cuánto de PSC?

Mientras, eL PP sigue arrastrando la herencia de un pasado de corrupción organizada demasiado cercana para ser olvidada.

Vivimos tiempos delicados. Hay que estar muy atento. Empujan hacia la polarización y el enfrentamiento. Y si se apela a las emociones, con simplismos, en un marco de profundo hartazgo, las personas se radicalizan. Pero para radicalismos, ya está Vox y Podemos. Por eso pienso que…

…Estratégicamente, la gran oportunidad de Ciudadanos era y es mantenerse en el centro.

Es en el centro donde están la gran mayoría de ciudadanos/personas. Su bandera es esa. Aplicar políticas sociales justas sin perjudicar a la mayoría. Buscando los equilibrios necesarios, una vez que se han aceptado las reglas de juego económico. La cuestión catalana ya no les diferencia cuando hay un partido que se atreve a ir más lejos (Vox plantea la eliminación de las autonomías).

Cualquier movimiento, en cualquiera de las direcciones (izquierda o derecha) es un error para el partido naranja.

Una marca es fuerte cuando es auténtica, diferente, coherente y consistente.

Ciudadanos está perdiendo parte de lo que le permitió crecer.

Por otro lado, los candidatos y los mensajes son sumamente importantes para una marca política. No digo los programas porque, además de que nadie los lee, han perdido toda credibilidad.

Insisto, las palabras, los mensajes son importantes. No es lo mismo decir “no pactaré con el PSOE, salvo que ese partido se comprometa a…” lo que sea, que decir “no pactaré con el PSOE pase lo que pase”.

Ciudadanos ha estirado demasiado su marca hacia uno de los lados. Veremos cual es el resultado, pero el movimiento es muy arriesgado. Es más táctico que estratégico y se aleja de la verdadera oportunidad de marca: el centro.

 

Primero Estrategia ..…

 

 ….. luego comunicación

 

 

Miguel Yáñez

https://primeroestrategia.com

 

1 Comments
  • Laura
    febrero 21, 2019Responder

    Interesante reflexión política desde el punto de vista de «Marca» y estupendo el cuento de branding!
    Además yo añadiría la inseguridad del posible » comprador»/»votante» que no sabe si la ideología que les presupone hoy se mantendrá mañana…… según el viento…..

Leave a Comment