¿Comunicas?, Blog, In&out

Vox Contra Gillette

Marcas valientes

Hace unas semanas, hablábamos de la importancia de que las marcas se atrevan y tomen posiciones. Decíamos que ya no vale ser todo para todos y decíamos que nos tienen que mostrar lo que realmente son.

Alrededor de la cuestión machista/feminista, hay dos marcas que se han mojado.

La marca Vox, por ejemplo, plantea la derogación de la ley de violencia de género en favor de una ley contra la violencia intrafamiliar que incluya a todas las personas en situación de vulnerabilidad.

Por el contrario, tenemos a Gillette, que le da un sentido nuevo a su eslogan de marca “The best a man can get”.

La marca de la doble l y doble t, hace una apuesta valiente. Con guiños al movimiento #MeToo, presenta a hombres “malos” asociándolos a temas violentos y vejaciones o agresiones contra la mujer para luego presentar a los hombres “buenos”, los que dicen las cosas correctas y actúan de manera correcta.

Pregunta ¿Realmente ganan o pierden estas marcas haciendo estas apuestas arriesgadas?

Aparentemente pierde Gilette, si uno atiende a los me gusta y no me gusta del último spot de la marca en youtube.

Anuncio de Gillette valoración

 

Algunos incluso plantean un boicot a la marca de las cuchillas.

Aparentemente pierde Vox, si uno atiende a la cantidad de artículos de opinión en su contra, tachándolos de machistas y de misóginos.

La estrategia de Vox podría resultar aparentemente equivocada. Y es que, si la máxima de cualquier partido es conseguir votos, en teoría pierde a los conservadores más moderados y un porcentaje elevado de mujeres. Hay temas donde el apoyo sería sin duda mayor. Cuestión catalana o inmigración, resultan más transversales.

Las dos ganan en notoriedad.

Primera victoria aplicando la máxima de “que hablen de mí, aunque sea mal” Las redes no paran con detractores y defensores enfrascados en polémicas. Todavía es pronto para ver lo que ocurre a nivel de ventas y de votos, pero desde luego, ya están en la mente de sus potenciales clientes y votantes.

Las dos ganan en  mayor identificación con los «suyos»

Vox porque más que en ese camuflado machismo, parece que es en el antifeminismo donde consiguen la atención y el aplauso de unos votantes que dejaron de ejercer su derecho porque no se sentían representados.

En el caso de Gillette, la marca parte en dos al mercado. Segmenta. Perderá a algunos, no muchos, pero se gana para siempre al hombre «bueno». Una reflexión final interesante que nos da pistas respecto a su apuesta: “los chicos que miran hoy serán los hombres del mañana».

En ambos casos se verá el resultado con el tiempo, pero desde luego no se puede decir que no han sido atrevidas.

Atrevidas en mostrar sus valores. En mostrar en lo que realmente creen.

Probablemente Vox lo necesitaba más que Gillette. En este sentido, la marca de cuchillas es todavía más valiente, o más imprudente, depende del ojo con el que se mire.

Miguel Yáñez

https://primeroestrategia.com

 

 

 

 

 

 

Leave a Comment